pHmetría esofágica

¿Qué es?

Es un estudio que sirve para valorar la cantidad de ácido que refluye desde el estómago hacia el esófago.

Así mismo, relaciona los eventos de reflujo con los periodos de ingesta, cambios de posición y aparición de síntomas.

¿Cuáles son las indicaciones de la pH-metría Esofágica?

Algunas de las indicaciones para realizar estos procedimientos son:

  1. Determinar el grado  de reflujo gastroesofágico.
  2. Porque se encuentra en valoración después de cirugía anti-reflujo.
  3. Porque tiene dolor en el pecho que no es de origen cardiaco y su médico quiere valorar si la causa es reflujo gastroesofágico.
  4. Porque tiene asma, ronquera o tos persistente.

¿Cuál es la preparación para el procedimiento?

Su médico le indicará que no coma ni tome líquidos cuando menos por 6-8 horas antes del procedimiento.

En el caso de la pH-metría se le pedirá que suspenda varios medicamentos incluyendo todos los inhibidores de la producción del ácido gástrico, entre otros.

Hable con su médico para verificar cuáles  medicamentos y por cuánto tiempo necesita suspenderlos.

Durante la realización de estos estudios  no se aplican sedantes por lo que usted puede manejar de regreso a casa.

¿Qué sucede durante la pH-metría?

El estudio de pH-metría consiste en la colocación de un catéter por la nariz hacia su estómago y luego se fija en su nariz con una cinta adhesiva.

El catéter  va conectado a una grabadora de datos que llevará por fuera de su cuerpo. Se irá a su casa para realizar sus actividades rutinarias por 24 horas. Al terminar este tiempo volverá a la oficina donde se le colocó el pH-metro para que se lo retiren y volver luego a su casa.

Su médico pasará los datos registrados en la grabadora a una computadora en donde los revisará. Posteriormente se le entregará un reporte a usted o a su médico.